En Arica, el Sindicato N*2 de la Planta Faenadora de la empresa agroindustrial Ariztia inició hace una semana una huelga legal en el marco del fracaso de la negociación colectiva. Demandan un aumento salarial e incremento de un 4% en las bonificaciones que reciben los trabajadores.

La huelga cuenta con 215 de empleados adheridos correspondiente al 98% de estos que se encuentran sindicalizados. Según el presidente del sindicato, Harry Álvarez, se dio curso a la protesta luego del rechazo a la última oferta del empleador, quien se ha negado a negociar y reitera el mismo ofrecimiento que en un contrato colectivo de hace tres años.

“El empleador ha tenido hasta el momento poca voluntad para conversar, no nos han llamado para negociar” declara Álvarez y añade que cerca del 80% de trabajadores de la planta se encuentra fuera de sus puestos producto de la huelga.

Sin embargo, esto no ha sido impedimento para que la empresa busque estrategias para mitigar la baja de trabajadores. Actualmente, según indica el dirigente, hay una investigación en curso por parte de la Inspección del Trabajo ante prácticas antisindicales vistas en la empresa en periodo de movilización. Éstas -comenta-, se han evidenciado tanto en reemplazos de trabajadores que están en huelga, hasta cambios en de jornadas y trabajadores que los mueven a cargos distintos; algunos derivándolos a cargas productivas con el fin de descongestionar y agilizar la producción.

Huelga Ariztia Arica | Fotografías: Sebastián Lorca Palma

“Todo esto es parte de un sistema para debilitar la organización sindical a través de subterfugios que buscan seguir la producción, pese a la huelga”. Y agrega: “Esperamos que la inspección del trabajo haga la resolución a favor de los trabajadores por las irregularidades que se están cometiendo, hasta ahora ya han ido a fiscalizar en dos ocasiones.”

El empleador en un principio les ofreció a los trabajadores bajar sus sueldos junto a una modificación en sus contratos, argumentando bajas en las ventas: “Nos han dicho que están mal económicamente, nosotros vemos en primera instancia que no es así. La empresa está siendo muy mezquina y egoísta con sus trabajadores”

Álvarez, añade que desde el estallido social hasta la pandemia los trabajadores “nos hemos tenido que reestructurar para poder favorecer la producción, con voluntad y disposición. Ahora el empleador nos da la espalda”.

Actualmente, se encuentran esperando que el llamado de la empresa a negociar, resaltando que están abiertos a llegar a un acuerdo en el contrato colectivo que destrabe la huelga y cumpla con las expectativas de la organización sindical: “Nosotros queremos dignidad para nosotros y para nuestras familias”, concluye.

La empresa Ariztia, está entre las 100 más grandes de Chile y cuenta con una trayectoria de 125 años en el rubro, bajo el mandato de la Familia Ariztia. En el país actualmente existen dos grandes productores de pollos, Súper Pollo y Ariztía. Entre ellos acumulan el 71% de las ventas, con aperturas al mercado internacional y multimillonarias utilidades. Cabe recordar también, que la cadena de alimentos estuvo involucrada entre los años 2008 y 2011 dentro de la colusión de Pollos, junto con Agrosuper y Don pollo, caso en el que las productoras acordaron precios con las principales cadenas de supermercados -Wallmart, Cencosud y SMU- lo que perjudicó a miles de consumidores.

Fuente: Resumen

Compartir: