Solo la mitad de los productos prometidos. Este mes, las canastas de alimentos Junaeb, anunciadas con bombos y platillos por el Mineduc, no traían ni arroz, carne procesada, las latas de atún, la fruta en conserva, el choclo y las arvejas en tarro. Casualmente, los alimentos de mayor costo.

Durante el mes de mayo, quienes recibieron las canastas de alimentos de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) se encontraron con una sorpresa. En su interior faltaban cerca de la mitad de los productos prometidos, incluyendo el arroz, la carne procesada, las latas de atún, la fruta en conserva, el choclo y las arvejas en tarro, mientras que los huevos fueron reducidos a la mitad.

Este beneficio fue dado a conocer, originalmente, el pasado 16 de marzo. En ese momento el ministro de la cartera, Raúl Figueroa, confirmaba -en sus palabras- que la suspensión de clases por la crisis del Covid-19 no dejaría a ningún estudiante sin alimentación en Chile.

Ahora, a más de dos meses de este anuncio, las raciones de comida prometidas inicialmente no sólo han sido reducidas en cantidad de productos, sino que, además, esta semana – en que comenzó la entrega correspondiente a la próxima quincena – hubo una alteración en su valor nutricional.

De acuerdo al medio Interferencia, en ocho comunas de la capital, las canastas entregadas para alimentar a estudiantes por dos semanas dejaron de incluir el kilo de arroz prometido por el ministerio. Este fue cambiado por un paquete de salsa de tomates. Lo mismo sucede con el aceite, la carne procesada, las latas de atún y la fruta en conserva. Además, las canastas este mes traen la mitad de los huevos y ya no incluyen ni las leches en cajas de 125 cc., ni las diez raciones de cereales (reemplazados por 400 gramos de avena), el choclo y las arvejas en tarro.

Así, la verdadera caja de alimentos se compone de : un kilo de leche en polvo con sabor (que rinde 8 litros), seis huevos y 400 gramos de avena como ración para diez desayunos, un tarro de jurel, una salsa de tomate, dos paquetes de fideos de 400 gramos, un kilo de manzanas, un kilo de papas, un kilo de peras, una zanahoria y un kilo de porotos negros. Todo para un total de 10 almuerzos.

Orden de compra para 59 canastas de alimentos entregadas por Junaeb

Orden de compra para 59 canastas de alimentos entregadas por Junaeb

“Es primera vez que la canasta trae tan pocos alimentos”, señala al medio la directora de un establecimiento educacional de la comuna de El Bosque, quien agrega: “Nuestros apoderados están sufriendo por la pandemia. Hay hogares donde no tienen más alimento para los niños que lo que reciben de Junaeb. La situación hoy es dramática y precisamente es ahora cuando más se requiere de productos de calidad y con balance nutricional”.

Desde una escuela municipal de Quinta Normal agregan: “En estos casi tres meses se ha ido cambiando el contenido de las canastas y hoy vemos incluso que ni siquiera se han reemplazado los alimentos faltantes por otros similares. Simplemente fueron quitados”. De esta manera, estarían cumpliendo con el mínimo exigido para cada canasta que ellos mismos, como Junaeb, han ido modificando en sus plataformas cada mes.

Las cajas prometidas inicialmente por la Junaeb y el Ministerio de Educación contaban con cuatro versiones, según el nivel académico y su ubicación geográfica de los estudiantes. Además, aclararon que en caso de existir alguna carencia de un determinado producto, éste sería reemplazado por otro de similar valor nutricional. De esta manera, incluían:

Un kilo de leche semidescremada en polvo saborizada, 5 unidades de cereal en bolsa, cinco unidades de cereal en barra, 6 huevos y un kilo de azúcar para cubrir diez desayunos. Mientras que para los almuerzos se entregaría un kilo de arroz, un paquete de legumbres, un paquete de 400 grs. de fideos, una lata de jurel, una lata de atún al agua, 320 gramos de carne procesada, seis huevos, medio kilo de papas, una cebolla, arvejas y choclos en tarro,  500 gramos de fruta fresca, tres bebidas lácteas acidificadas de 125 cc., 6 unidades de fruta envasada y 3 envases individuales de frutas en conserva, además de un litro de aceite para cocinar. En el caso de los menores de jardines y salas cunas los alimentos correspondientes al almuerzo eran cambiados por 10 unidades de colados y picados procesados.

Según datos entregados por el organismo el 22 de marzo, una canasta, en promedio, bordeaba los $2.500 diarios (es decir, $35.000 para cada quincena). Ese valor incluye los alimentos, el despacho y las bodegas de almacenamiento

La explicación desde Junaeb

Ante el reportaje de Interferencia, desde Junaeb señalaron: “el contenido se arma según el equilibrio nutricional. Cambian los productos, pero estamos atentos a no alterar el balance de las canastas (…) Estamos con problemas de stock de legumbres en el país y eso nos ha afectado (…) Acerca de la falta de arroz, no sabemos por qué sucedió. Es algo que debemos investigar”.

La organización también se refirió al precio inicial de sus canastas, señalando que “tienen un valor promedio diario de $1.890. Esto, ya que desde la entidad tienen ‘un presupuesto anual, y eso modifica los valores de las canastas ya que este mes, por ejemplo, aumentamos en 319.000 nuevas raciones’. Es decir, mientras más alumnos abarca el plan de alimentación, más deficiente será la canasta.

No obstante, al revisar el valor real de la canasta, este sería aún inferior y alcanzaría un total de sólo $11.790 en alimentos. Una suma que significaría un gasto de más de 15.000 pesos en transporte y almacenamiento, para alcanzar el total prometido por el Gobierno.

-Dos paquetes de fideos de 400 gramos la unidad: $1.200
-Una bolsa de salsa de tomate: $250
-Un tarro de jurel: $800
-Un kilo de papas: $1.000
-Un kilo de manzanas: $700
-Un kilo de peras: $800
-Seis huevos: $990
-Una fórmula láctea para ocho litros de leche: $3.200
-400 gramos de avena: $600
 -Un kilo de porotos negros: $2000

Esta nueva polémica no es la primera que tiene que responder la Junaeb durante esta pandemia. A comienzo de las cuarentenas, apoderados y directores de las comunas de Cerro Navia y Pudahuel – entre otras – reclamaron por la entrega parcelada de este beneficio, y por la presencia de frutas podridas y alimentos perecibles en mal estado.

Fuente: Interferencia

Compartir: