La situación de los ocho comuneros mapuche presos en Angol es cada vez más crítica y así lo entienden sus comunidades y familias, quienes ayer durante la tarde montaron un pequeño campamento a las afueras del penal para mantenerse cerca y al tanto de lo que ocurra con sus seres queridos. Esta mañana y sin mediar provocación, un gran contingente de Carabineros de FFEE destruyó con motosierras dicha estructura, dejando a las y los familiares sin un lugar para guarecerse del frío y la lluvia durante sus visitas a la cárcel.

Por Juan Contreras Jara

A eso de las 07:30 de esta mañana los efectivos policiales desalojaron a las familias de los presos políticos mapuche.

La represión policial se vivió a 48 hrs de iniciada una huelga seca por parte de los ocho comuneros y dentro de un contexto de creciente violencia racista en contra del pueblo Mapuche.

Sobre lo ocurrido, Rodrigo Curipán, vocero de los presos en huelga de hambre fustigó que “esto es tremendamente grave. El actuar de Carabineros responde a una decisión política del gobierno. Entonces si el gobierno no tiene piedad ni siquiera con los familiares que están tratando de acompañar a los presos políticos en huelga seca, entonces ¿qué se puede esperar de un gobierno tan indolente?”.

Con respecto a la pequeña estructura montada a las afueras de la cárcel de Angol, el vocero explicó que “lo único que se levantó fue una ramada para poder resguardarse del frío y de la lluvia. No hay aquí un asentamiento de mapuche con una intención de recuperación, ahí el gobierno e equivoca y actuó de manera racista. Pese a que no hubo detenidos, la situación es gravísima”.

En respuesta al actuar del gobierno a través de Carabineros, han llegado hasta la cárcel de Angol comuneros de distintos Lov de Malleco y familiares de los presos en huelga están levantando nuevamente el campamento. Expresaron que aguardarán a las afueras del penal en caso de un nuevo desalojo.

Las reuniones con el Gobierno que podrían haber llevado a algún acercamiento este viernes, fueron suspendidas.

Fuente: El Desconcierto

Compartir: