Un elevado número de contagios afecta a trabajadores administrativos, auxiliares, choferes y otras labores de la salud pública. Cifras que se han ido agudizando y aumentando en función de las precarias respuestas que reciben a la hora de obtener elementos de protección que les permitan realizar con seguridad sus trabajos.

En varios casos los trabajadores no contaban con medidas de protección suficientes. Esto ha traído por consecuencia gran número contagiados y ya siete muertes en el sector Atención Primaria. De hecho, las cifras que entregó el Minsal a mediados de junio, corroboran que el 20 por ciento de los contagiados y contagiadas que trabajan en la salud pública no desempeñan tareas asistenciales.

Según las cifras que entrega diariamente CONFUSAM, al día 26 de junio se registraron 1.621 funcionarios/as contagiados por coronavirus, además de mantenerse 285 en observación por sospecha. Asimismo existen 883 exentos de sus labores debido a cuarentena preventiva. Se mantienen 22 trabajadores hospitalizados y 4 graves, además de las siete muertes reportadas las últimas semanas.

Por otro lado, en cuanto a las cifras nacionales, hasta el 24 de junio se reportaron 11.948 funcionarios/as con COVID-19 confirmada entre Servicios de Salud y Atención Primaria. La gran mayoría se concentra en la Región Metropolitana con 7.986 contagios en la red de salud, seguido por la Región de Valparaíso con 929 y en tercer lugar la Región de O’Higgins con 472.

En la región del Biobío se ha registrado un total de 396 funcionarios/as contagiados. En el Servicio de Salud Pública de Concepción se registraron 250 casos; en el Servicio de Salud de Arauco 20; en el Servicio de Salud de Talcahuano 64 y en el Servicio de Salud de Biobío 62.

La presidenta de la Confederación Nacional de Funcionarios de Salud Municipalizada (Confusam) Gabriela Flores, señaló en un comunicado este 25 de junio: “solicitamos al ministro y al subsecretario, se modifique la norma indicando que todas y todos los funcionarios, realicen o no atención clínica directa, usen escudos faciales, mascarillas y antiparras además de disponer de alcohol gel”. Junto con ello, Gabriela Flores precisa que pidieron específicamente mascarillas N95 para camilleros y conductor en cabina sanitaria así como alcohol gel en los móviles y el mismo tipo de mascarilla para kinesiólogos que realicen terapias.

Fuente: Resumen.

Compartir: