Chile alcanzó el lugar Nº15 en el ranking mundial de contagios de Covid-19, el lugar 14 lo ocupa China y el Nº1 Estados Unidos, seguido de Brasil, Rusia y el Reino Unido. La humanidad se acerca al 0.1% de la población mundial contagiada con ya casi 350.000 muertes.

Los datos son de: COVID-19 Dashboard by the Center for Systems Science and Engineering (CSSE) at Johns Hopkins University (JHU). Así las cosas, nuestras autoridades políticas y de salud vuelven a plantear buscar el retorno a “alguna normalidad”. Son las políticas asumidas por el gobierno del Sr. Piñera las que nos tienen en la parte más alta de la tabla de los contagiados a nivel mundial.

El Sr. Mañalich, ministro de salud y vocero de las acciones sanitarias insiste en volver a la “normalidad” cuando se anuncian el aumento de los trabajadores y trabajadoras de la salud Covid positivos y se agregan más fallecidos. Hablamos de la “corajuda primera línea”. También nos enteramos que dos ministros de Estado, parlamentarios y otros funcionarios públicos se suman a la lista de contagios confirmados. Protestas en las calles por hambre, cajas de alimentos insuficientes distribuidas en las poblaciones por autoridades y FFAA.

¿Por qué nuestro Jefe de Estado, Sr. Piñera y su ministro, Sr. Mañalich, no comprenden esta realidad tan evidente?, una tesis puede ser la insoportable necesidad de abrir el comercio y promover el intercambio de bienes que tiene a la economía en relativa pausa. Otra puede ser la necesidad de mostrar excelencia en la gestión gubernamental con el retorno paulatino a una vida cotidiana parecida al antes de la pandemia.

Una tercera, es que podrían padecer del síndrome deHibris, que para los griegos significaba “desmesura”. Quien lo padece es una “persona desmesurada”  y en la literatura se encuentran muchas referencias, entre ellas del mismo Heródoto. También se le conoce como la enfermedad del poder, se dice que quienes la padecen cuestionan hasta a los propios dioses. Otros pensadores, germanos esta vez, señalaban que “frente a la estupidez humana hasta los propios dioses luchan en vano”. La cura para el “Hibris” en los griegos era la némesis (justicia/venganza), en la actualidad podría ser una dosis alta de realidad, difícil en este caso, porque cuando han visitado la realidad al ministro los propios trabajadores y trabajaras de la salud lo han expulsado de los hospitales y el Jefe de Estado cuando visita la realidad, como en Plaza Dignidad, sólo puede hacerlo cuando no hay personas.

Fuente: Resumen

Compartir: