Cada invierno, esta localidad de 200.000 habitantes se hunde en los ‘rankings’ mundiales de calidad del aire.

La ciudad chilena de Temuco, ubicada en un valle junto a lagos y montañas nevadas, se encuentra entre las más contaminadas del mundo debido a su alto nivel de pobreza, que obliga a muchos de sus residentes a quemar leña barata, a menudo húmeda, para calentar sus hogares en invierno, expone un artículo de Bloomberg. 

Temuco registró la peor calidad del aire en el mundo en al menos cinco días de las últimas ocho semanas, incluidos los días 8 y 9 de julio, según los datos compilados por Bloomberg Green y la organización sin fines de lucro OpenAQ. 

“Ciudad con niebla permanente”

Panorámica de Temuco, Chile.Rodrigo Buendia / AFP

Cada invierno austral, cuando los termómetros en Temuco bajan hasta los 4 grados centígrados, esta localidad de 200.000 habitantes se hunde en los ‘rankings’ mundiales de calidad del aire. A diferencia de megaciudades como Pekín o Nueva Delhi —que tienen poblaciones casi 100 veces superiores, con tráfico las 24 horas y una importante actividad fabril—, la contaminación del municipio chileno no proviene de la actividad económica, sino de la pobreza.  

La quema de leña barata a veces impide ver más de media cuadra calle abajo, mientras que el resto es todo humo gris, relata Patricia Bravo, residente de 60 años, que lo compara con vivir “en una ciudad con niebla permanente”, excepto que “es humo de chimeneas“. Bravo, quien ha vivido en Temuco desde que era una niña, confiesa que ya se ha acostumbrado a la picazón en los ojos y al olor a humo en su sala de estar en invierno, incluso cuando su propia chimenea está apagada y las ventanas están cerradas.

Problemas de salud

Humo saliendo de la chimenea de una casa en Temuco, Chile, 25 de abril de 2020. Fotografía tomada el 25 de abril de 2020.Jose Luis Saavedra / Reuters

Con el deterioro del aire aumenta también una variedad de problemas de salud, de manera que hay “una correlación casi perfecta entre los niveles de contaminación y las visitas al médico por enfermedades cardíacas o insuficiencia cardíaca”, indica Fernando Lana, que afirma notarlo cada invierno en los 40 años que trabaja como cardiólogo en el lugar.

Esta tendencia es especialmente preocupante en el contexto de la pandemia de coronavirus, pues Temuco se convirtió en una de las primeras ciudades chilenas sometidas a cuarentena, lo cual, probablemente, aumentó la contaminación de las chimeneas.

Varios estudios alertan de que la quema de madera crea hollín y partículas microscópicas que terminan en casi todos los órganos del cuerpo, lo que aumenta el riesgo de problemas cardíacos, accidentes cerebrovasculares, asma, neumonía y cáncer de pulmón. Es más, una investigación publicada en abril y actualizada en mayo por la Universidad de Harvard asoció una mayor exposición a pequeñas partículas en el aire con un aumento de tasas de mortalidad de covid-19.

En la misma línea, un informe del Ayuntamiento de Temuco y de la Universidad de la Frontera relacionó la disminución repentina de las temperaturas y el aumento de la contaminación del aire con la duplicación de los nuevos casos de coronavirus registrados diariamente a fines de marzo.

Barato para el comprador, “muy caro” para la sociedad

El Gobierno chileno se muestra preocupado por los pics de contaminación periódicos en el sur del país y está tratando de reducir las facturas de energía para que más ciudadanos puedan permitirse usar electricidad para calefacción en lugar de leña, según lo anunció el mes pasado el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, que alertó de que la madera húmeda es “barata para el comprador”, pero “muy cara para la sociedad”. Sin embargo, este cambio llevará tiempo y es probable que no afecte a los hábitos este invierno, advierte Bloomberg.

Según un informe publicado en 2019 por la consultora suiza IQAir, 25 de las 30 ciudades más contaminadas de Sudamérica se encuentran en Chile.

Fuente: RT

Compartir: