El 25 de junio, Carolina fue vista por última vez, cuando un hombre la fue a buscar a la casa de sus hermanos para trasladarla al terminal de buses de Chillán, en el contexto de su retorno a Santiago. Lo extraño de dicho traslado, es que Fuentes tenía pasaje para varios días después Una serie de mensajes de Whatsapp que llegaron a sus cercanos en los días siguientes, en los que la mujer supuestamente les contaba que iniciaría una “nueva vida”, pero que según su esposo no son de ella, han alertado aún más a la PDI, que desde hace varios días realiza búsquedas en las zonas aledañas a su desaparición.

Hace ya casi 50 días que sus cercanos no ven ni tienen noticias de Carolina Fuentes, una mujer de 42 años que se encuentra desaparecida luego de haber viajado de Santiago a Ninhue, Región del Ñuble, para vender un vehículo de propiedad de su familia.

Este miércoles la Policía de Investigaciones (PDI) encontró unas prendas de ropa en la zona de búsqueda, sin embargo, no se ha podido comprobar si pertenecen a ella o no.

Según reportó TVNtodo comenzó el pasado 14 de junio, cuando la mujer llamó a su esposo, Óscar Cisternas, y le dijo que tenía que viajar inesperadamente a la vivienda de sus hermanos en Ninhue, localidad de donde es oriunda, para vender una camioneta familiar. En la oportunidad, su marido de hace 22 años, detalló que Fuentes le dijo que debía venderla rápido, porque tenían muchos problemas con sus hermanos.

Cuando la mujer, madre de dos hijos, llegó hasta el lugar, le informó a su pareja que iba a tener que permanecer allí por al menos 15 días, por cuarentena. “‘Voy a volver el 1 de julio para Santiago’“, le habría dicho a Cisternas.

Y cuando había pasado 11 de estos 15 días, el 25 de junio, Carolina fue vista por última vez por sus hermanos, cuando un hombre la fue a buscar a la casa para trasladarla al terminal de buses de Chillán. Lo extraño de dicho traslado, es que Fuentes tenía pasaje para varios días después.

Luego, Carolina pasó cinco días con dicho hombre, quien señaló que la habría dejado el 30 de junio a una cuadra del terminal de buses, donde ella tomaría el transporte de vuelta a Santiago.

Mensajes de WhatsApp extraños

El 27 de junio su esposo recibió el último mensaje de audio que envió Carolina, y sostuvo que en él se escuchaba como “nerviosa”, como si estuviese “escondida”.

Luego, desde el 1 de julio, la familia de Carolina comenzó a recibir mensajes de WhatsApp que tildaron como “raros“, situación que se replicó entre sus cercanos.

En estos mensajes, la mujer sostenía que estaba bien, “mejor que nunca”, y que iba a comenzar una “nueva vida”, siendo su forma de escribir, además de su repentino cambio de actitud, lo que llamó la atención de sus cercanos.

Después de cada palabra había un punto, había modismos, expresiones que no son propios de ella”, detalló el hermano de Fuentes, mientras que su pareja aseguró derechamente que no son mensajes de su esposa, ya que ella tenía una muy buena ortografía y una forma característica de escribir que era muy distinta a la que se pudo observar en dichos mensajes.

Estos hechos, han llevado a una serie de especulaciones y teorías sobre su paradero, las cuales maneja la PDI, que inició la investigación, manteniendo en la mayor reserva posible los antecedentes, por la complejidad del caso.

Aún así, se conocen las labores de búsqueda que han realizado junto a Bomberos, Ejército y la Municipalidad de Ninhue, y además, le han tomado declaraciones a los cercanos y testigos del caso.

Sobre estas labores de búsqueda, la fiscal de Quirihue, Cecilia González, explicó a Mega que “es un sitio geográficamente complejo, hay muchos ríos, quebradas, canales”, lo cual complica las acciones en ese sentido.

La mañana de este miércoles en tanto, la policía encontró prendas de ropa que podrían pertenecer Carolina Fuentes, en la zona de búsqueda 40 hectáreas cercana al río Lonquén, aunque dichas prendas deben ser analizadas para verificar su procedencia.

Fuente: El Desconcierto

Compartir: