Durante la jornada de este lunes, Sebastián Piñera hizo una nueva aparición pública desde La Moneda acompañado por los ministros Gonzalo Blumel, Ignacio Briones, Felipe Ward y la ministra Karla Rubilar; esta vez, con un tono de “invitación”.

Y es que la apuesta por parte del gobierno se ha orientado, en esta ocasión, a levantar un Acuerdo Nacional que permita afrontar la situación que se vive en el país producto de la crisis sanitaria a partir de la pandemia, con especial énfasis en los aspectos económicos. Este concepto -el de Acuerdo Nacional- ya ha sido utilizado por parte de Piñera para referirse a su despliegue político en su primer año de gobierno y durante las protestas desarrolladas en octubre de 2019, cuestión que da cuenta de los niveles de participación -y sus marcos vinculantes- que contempla el gobierno en estos espacios.

“Protección” como sustento del Acuerdo Nacional

Conceptos como “colaboración” y “diálogo” fueron constantemente enfatizados de parte de Piñera durante su intervención, planteándolos como pilares para hacer que el Acuerdo Nacional llegue a buen puerto.

De esta forma, los tres ejes de trabajo para esto contemplarían:

  1. La protección a la salud de las personas en lo que respecta al combate contra la pandemia, presentando a la vida como “la primera preocupación y primera ocupación” del gobierno; definición más que cuestionable si se coloca en perspectiva de las decisiones que se han tomado durante las últimas semanas.
  2. La construcción de un plan de protección social que vaya en apoyo hacia familias que hayan sufrido el desempleo de alguno de sus integrantes, como también un apoyo a la micro, pequeña y mediana empresa
  3. Creación de un plan de protección de la economía, lo que se enmarcaría en una lógica de reactivación donde se contemple la mejora y creación de empleos, además del aumento de ingresos, a partir de una delimitación desde el marco de responsabilidad y presupuesto fiscal.

El contenido profundo de este Acuerdo Nacional es desconocido. Al igual que en diversas ocasiones, el mandatario hizo referencia de manera general a la temática sin ahondar en el ‘cómo’, cuestión que no es de extrañar, y que se ha repetido en casos como la situación de las canastas de alimentos, donde una información poco clara entregada a la población fue rápidamente cuestionada y criticada.

Sin embargo, el sustento del Acuerdo se encontraría, lógicamente, en la construcción de propuestas a partir de estos ejes temáticos, para lo cual el espacio se abriría a quienes “tengan voluntad de colaborar” desde los aspectos técnicos, cuestión que ya ha tenido respuesta de parte de diferentes sectores políticos.

¿Cómo se ha recibido la intención de Acuerdo?

Al cierre de esta nota, diferentes sectores políticos institucionales han dado cuenta de la intención de incluirse en la participación dentro de éste. Desde sectores del oficialismo hasta la oposición, la colaboración se estableció como un proceso inminente.

En este marco, una nota publicada por La Tercera da cuenta de las conversaciones que se han estado desarrollando para levantarlo, llevándose a cabo discusiones respecto a la existencia de mesas de trabajo donde convergerían ‘nombres técnicos’ para la producción de propuestas. Sin embargo, el método sobre el que se trabajaría aún se encontraría en discusión entre Piñera, representantes de Chile Vamos y ministros integrantes del Comité Político.

Desde esta lógica, existen puntos de inflexión claves que deberán ser tratados y consensuados durante el transcurso de estos días. A modo de ejemplo, el déficit fiscal producto de las políticas socioeconómicas a partir de los “ejes de protección” será una temática vital de discusión para las mesas que se levanten. Asimismo, la propuesta económica presentada por el Colegio Médico en conjunto con un grupo de abogadas y abogados ha sido uno de los insumos que se ha posicionado como elemental para discutir, la cual plantea, entre otras cosas, la utilización del Fondo de Estabilización Económico y Social (FEES) “como marco de referencia para definir lo que se podría gastar durante los próximos 18 meses, por encima de lo ya anunciado por el gobierno y su regla fiscal“.

En consideración…

Con una cuenta pública recalendarizada para el 31 de julio, el gobierno liderado por Sebastián Piñera extiende el plazo para la toma de decisiones político-económicas a partir de un proceso de diálogo que involucre a diferentes sectores políticos. Mientras tanto, el avance y aumento de casos de personas contagiadas con Covid-19, y la cifra cada vez más cercana de 1000 personas fallecidas, pareciera no frenarse ante las ya tardías medidas que ha adoptado el gobierno.

Fuente: Resumen

Compartir: