Esta semana partió en Concepción la campaña #FINALZOONONGUEN, iniciativa que busca el fin del cautiverio de los animales del lamentablemente conocido Zoológico Concepción, ubicado en Nonguén, recinto que ha sido criticado durante años por las deplorables condiciones en las que mantienen a 340 animales dentro de sus inmediaciones y que en la actualidad se suma a la falta de personal y de entrada de dinero, situación que desató las alertas en la comunidad.

La campaña que recién comienza, ya dejó al descubierto situaciones graves como los llamados “comportamientos estereotipados”, que son comportamientos repetitivos que mantienen siempre la misma secuencia y que no tienen ninguna función aparente, ni relación con el contexto, síntoma de un estado de estrés agudo, lo cual quedó registrado en uno de los tantos materiales visuales, que irá sacando a la luz esta instancia.

La iniciativa es impulsada por diversas agrupaciones e individualidades de Concepción y alrededores, presentándose esta con urgencia, debido al contexto de pandemia sanitaria en el que se encuentra el país, situación que mantiene actualmente a los animales en un abandono más tangible que el habitual, con menor personal que pueda hacerse cargo de sus cuidados y con menos dinero para alimentos, tratamientos veterinarios, entre otras consecuencias graves.

El objetivo de la campaña es conseguir la liberación de los animales que se encuentran en terribles condiciones dentro del zoológico penquista. Esta liberación supone en primera instancia el traslado a centros de rehabilitación, para la posterior reinserción de los animales en sus hábitat silvestres.

“Dejamos de lado la mirada antropocéntrica de la existencia (el humano como centro del mundo) y decidimos velar por el bienestar de otros seres vivos, los animales no humanos que han sido puestos en cautiverio para la exhibición, disfrute y morbo del humano, enmascarado en una “educación medioambiental” errada pues sabemos que en condiciones de cautiverio difícilmente alguien podría aprender de la vida, comportamiento y alimentación de un animal”

Campaña #FINALZOONONGUEN

Desde la campaña han manifestado que repudian absolutamente el maltrato animal ejercido por los propietarios de este recinto, el cual se ha caracterizado por mantener a estos animales en espacios reducidos, en hacinamiento y en condiciones absolutamente precarias, sin especies vegetales vivas, fuentes de agua limpia o tierra que pudieran acercarse un poco a su hábitat natural.

La campaña cuenta con diversas etapas, y comenzó con un seguimiento a las diferentes especies en cautiverio dentro del zoológico:

“Dentro del seguimiento que hemos realizado, como un esfuerzo colectivo para averiguar cómo realmente viven los animales de este zoológico, hemos podido corroborar diferentes negligencias en cuanto al cuidado de los animales. Tenemos registros que evidencian el mal estado de los alimentos que consumen los animales, los cuales no cumplen con los requerimientos nutricionales para cada especie, así mismo hemos evidenciado que existe una distribución errónea, negligente e inaceptable de las jaulas, en las cuales animales “depredadores” son ubicados al lado de animales “presa”, los animales se encuentren con niveles de estrés extremadamente altos, lo cual queda de manifiesto en la presencia de comportamientos estereotipados, que corresponden a la repetición constante de movimientos, acciones o posturas realizadas sin un fin determinado, como es el caso del Oso Pardo que realiza un movimiento constante a la entrada de su jaula por horas, Monos Cai que dan vuelta en círculos dentro de su jaula o escalan reiteradas veces una escalera, Avestruces que se arrancan sus plumas y el Papión que observa hacia afuera y saca sus manos entre los barrotes tocando el exterior, animales con signos de estrés crónico, fatiga, desnutrición, mal estado de su piel, pelajes, plumajes y caparazones, lo cual no mostró mejoría en todo el proceso de registro, que fue interrumpido por la pandemia”

Una de las características de esta campaña es que cuenta con propuestas que están siendo desarrolladas bajo la reflexión colectiva, por lo cual constaría de al menos 3 etapas, primeramente la campaña que busca informar y educar respecto, posteriormente el traslado a espacios de rehabilitación y santuarios de la naturaleza y para finalizar la locación definitiva en sus habitat natural, si sus estados de salud lo permiten.

“Esta campaña busca sensibilizar a la comunidad penquista y a todos los territorios dentro como fuera de las fronteras, para lograr el cierre definitivo del Zoológico Nonguén y que los animales recluidos puedan ser trasladados a centros de rehabilitación que cumplan con los estándares pertinentes para que posteriormente puedan ser reinsertados en su medio natural”

Avestrus hiriéndose y arrancandose plumaje.

Finalmente desde la campaña manifiestan particular preocupación debido a la cercanía de este recinto con el Parque Nacional Nonguén, principalmente por la fauna nativa y endémica que se encuentra enjaulada dentro del zoológico, en lugar de vivir libremente en su hábitat silvestre. La educación medioambiental debe ser desde el cuidado y no desde el espectáculo.

Nosotras/es nos unimos y tu?

Únete a la campaña #FINALZOONONGUEN

¡Sabemos qué hacer, solo necesitamos tu apoyo!

¡NO MÁS ANIMALES ENCERRADOS PARA LA ENTRETENCIÓN HUMANA!

Contacto:
Instagram: @no_mas_zoo_en_nonguen
Correo electrónico: [email protected]

Fuente: La Zarzamora

Compartir: