Mientras el Comité Permanente de la Conferencia Episcopal llama a buscar soluciones a las demandas mapuche, entre ellas la devolución de las tierras usurpadas a la fuerza o mediante el engaño en Notarías y Conservadores de Bienes raíces, se niega a devolver 100 hectáreas que mantiene arrendadas de manera fraudulenta a comunidades mapuche en la zona del Lago Kalafken.

Comunidades Mapuche de Coñaripe, en la comuna de Panguipulli, reclamaron que la Iglesia Católica tenga un doble discurso al señalar su “preocupación por el camino inconcluso en los procesos de verdad histórica, reconciliación, nuevo trato, reparación, política de tierras y de una nueva institucionalidad indígena”, pero al mismo tiempo negarse a devolver un tierras que arrendó por 100 años a familias indígenas.

Hace unos días una sentencia del Juzgado de Letras de Panguipulli (Rol C-150-2015) ordenó restituir a sus propietarios indígenas 100 hectáreas que la Diócesis de Villarrica señala como propias. Por esta razón la Iglesia de Villarrica, dirigida por el obispo Francisco Javier Stegmeier Schmidlin, apeló ante la Corte de Apelaciones de Valdivia. Las comunides mapuche afirman que «esto es, un reconocido y extendido fraude a la ley, un ardid para despojar en el hecho a nuestro pueblo, del uso y goce de su tierra».

“Se contradicen, señores obispos, el declarado propósito de diálogo por la paz y la justicia que les anima y nos comunican en su declaración, con la conducta contumaz y de despojo, sostenida en estos parajes por la Iglesia Católica, en la persona de la Diócesis de Villarrica y su obispo titular, quienes sostienen un pleito judicial con nuestra comunidad,( Rol C-450-2019, del mismo Juzgado Civil de Panguipulli) pues ocupan sin título de dominio cien hectáreas, mismas que se encuentran amparadas por un Título de Merced (Titulo de Merced n° del año …..de Carlos Antimilla) plenamente vigente en lo relativo a esas hectáreas”, escriben las comunidades.


Carta abierta a los Obispos del Comité Permanente del Episcopado

Sres. Obispos
Comité Permanente del Episcopado
Presente:

Desde territorio indígena Mapuche, denominado Kultrunkura de Coñaripe, comuna de Panguipulli, Región de Los Ríos, les saludamos y expresamos nuestra satisfacción por la reciente declaración que contiene un “llamado al diálogo en la Araucanía, por la paz y la Justicia”,https://www.emol.com/…/Iglesia-llamado-apremiante-La-Arauca… , que da cuenta además de una comprensión de fondo del conflicto que el Estado de Chile mantiene con el pueblo Mapuche, al expresar: “Constatamos y compartimos la preocupación de muchos por el camino inconcluso en los procesos de verdad histórica, reconciliación, nuevo trato, reparación, política de tierras y de una nueva institucionalidad indígena, procesos a los que el Estado se ha comprometido, incluso, con la ratificación de tratados internacionales” manifiestan los obispos, destacando: “Los temas de fondo, causa de la situación que vivimos, (….) Se trata de temas de gran relevancia que permanecen vigentes, sin lograr avances ni soluciones concretas, lo que es, principalmente, responsabilidad de las autoridades públicas de los diversos poderes del Estado llamados a su ejecución”.

Este mensaje también fue publicado en el sitio web de la Diócesis de Villarrica, lo que para nuestra comunidad tiene una especial relevancia y significado.

En efecto, la Diócesis de Villarrica, parte integrante de la Iglesia Católica chilena, sostiene actualmente sendos pleitos con comunidades indígenas, y personas naturales mapuches justamente por conflicto de tierras, puesto que no sólo ha intentado hacerse nada menos que de 100 hectáreas de tierra indígena Mapuche en la localidad de Coñaripe, sino que además, negándose a devolver un predio “arrendado a 99 años”, que una sentencia del Juzgado de Letras de Panguipulli (Rol C-150-2015) dictada hace pocas semanas le ordenó restituir a sus propietarios indígenas, y que la aludida Diócesis, apeló para ante la Corte de Apelaciones de Valdivia, defendiendo su vigencia, esto es, un reconocido y extendido fraude a la ley, un ardid para despojar en el hecho a nuestro pueblo, del uso y goce de su nuestra tierra.

Se contradicen, señores obispos, el declarado propósito de diálogo por la paz y la justicia que les anima y nos comunican en su declaración, con la conducta contumaz y de despojo, sostenida en estos parajes por la Iglesia Católica, en la persona de la Diócesis de Villarrica y su obispo titular, quienes sostienen un pleito judicial con nuestra comunidad,( Rol C-450-2019, del mismo Juzgado Civil de Panguipulli) pues ocupan sin título de dominio cien hectáreas, mismas que se encuentran amparadas por un Título de Merced (Titulo de Merced n° del año …..de Carlos Antimilla) plenamente vigente en lo relativo a esas hectáreas.

La resistencia a restituir dichas tierras a sus legítimos dueños, no solo se ha expresado ahora en sede judicial, sino que en el fallido intento de la Diócesis de Villarrica de regularizar o sanear por la vía del decreto ley N° 2695, que intentaba inscribirlas en propiedad a su nombre, tentativa de despojo fallida, entre otras razones, por que la autoridad administrativa de la época, del Ministerio de Bienes Nacionales, hizo ver que lo pretendido sanear se “encontraba amparado por un Título de Merced”. (Oficio ordinario N° 1227 de fecha 26 de junio de 2015 suscrito por el Secretario Regional Ministerial de Bienes Nacionales de la Región de los Ríos, dirigido a la Diócesis de Villarrica).

De esta manera, las declaraciones del Comité Permanente del Episcopado que, además aluden a lo que indicara el papa Francisco en su visita a la Araucanía el año 2018, son a lo menos contradictorias con la realidad de conocemos en nuestro territorio y que vivenciamos día a día, con la conducta que sostiene la Diócesis de Villarrica, de manera que conforme a lo dicho, les solicitamos fraternalmente a los señores Obispos del Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile, un pronunciamiento ante tan manifiesta inconsistencia.
Sin otro particular le saluda,

PEDRO ANTIMILLA ANTIMILLA
Lonko Comunidad Carlos Antimilla

LIDIA PIRQUIANTE ÑANCUCAN
Pillánche Lof Kona Rupu Futa Mapu

JUAN CARLOS HUENULLANCA ANTIQUEO
Autoridad ancestral Lonko Lof Kona Rupu Futa Mapu

Fuente: Mapuexpress

Compartir: