ras haber sido rechazada la primera petición de financiamiento al Core en julio de este año, el intendente Felipe Guevara insistió re-ingresando el proyecto, y este miercoles se aprobó, lo que es un triunfo para el plan de televigilancia de Ciudad Inteligente que pretende instaurar la Intendencia Metropolitana

Metropolitana.

Este miércoles, el plan de televigilancia del intendente metropolitano, Felipe Guevara, tuvo un pequeño triunfo en el Consejo Regional Metropolitano (CORE), cuando se terminó por aprobar el proyecto de arriendo de seis drones que impulsó la Intendencia con la Subsecretaría de Prevención del Delito, cuyo costo total es de $2.700 millones de pesos.

El proyecto llamado Televigilancia Móvil en la Región Metropolitana 2020-2022 ingresó el 29 de mayo al Consejo y solicitó el financiamiento de $1.817 millones de pesos por parte de los cores, mientras que el resto del financiamiento proviene de la Subsecretaría de Prevención del Delito.

Durante la primera semana de julio, la idea fue rechazada por los consejeros, quienes insistieron en priorizar las necesidades que emergieron tras la pandemia por coronavirus, en vez de un proyecto centrado en la vigilancia y el control público. Luego de eso, la Intendencia re-ingresó el mismo proyecto, el pasado 27 de julio, para ser votado por los consejeros.

Este plan se enmarca dentro una estrategia mayor de la Intendencia, que tenía como objetivo formar una smart city o ciudad inteligente, y que había solicitado 7.000 millones de financiamiento por parte del CORE. Este plan, conocido también como “el panóptico”, incluía, además del arriendo de drones, la coordinación con cámaras de las comunas, de Carabineros y privadas, la construcción de una sala de monitoreo en el subterráneo de la Intendencia Metropolitana y la coordinación con aplicaciones como Sosafe y Waze, entre otros.

Sin embargo, dicho plan original tuvo que ser retirado, tras recibir críticas de los consejeros por el alto monto que significaba, al mismo tiempo que la pandemia provocada por el Covid-19 generó una crisis económica que obligó a priorizar otros proyectos regionales.

Fue así como Guevara decidió solicitar el financiamiento “por parte”, es decir, por cada ítem de televigilancia. Esto, a pesar de que los cores han priorizado el financiamiento de proyectos que busquen paliar los efectos de la pandemia de coronavirus.

Ya en abril, los cores aprobaron de manera inédita el traspaso de 9 mil millones de pesos a las municipalidades para la compra de insumos médicos e iniciativas para enfrentar la propagación del virus.

Finalmente, los únicos proyectos en los que ha insistido durante julio y agosto el intendente Guevara, para solicitar financiamiento por parte del Consejo Regional, han sido el arriendo de drones y la construcción y el equipamiento de la sala de monitoreo de estos drones, en la Intendencia Metropolitana. 

Esta vez, los consejeros cedieron ante la insistencia de Guevara y terminaron aprobando el proyecto de arriendo de drones. Parte de los consejeros de la ex nueva mayoría se abstuvieron, mientras que otros del Frente Amplio rechazaron el financiamiento y la derecha aprobó, lo que terminó por sumar a esta última opción y entregarse los recursos.

Después de la votación de este miércoles, el único proyecto de la Intendencia relacionado con la smart city que estaría pendiente para ser aprobado por los cores es el de equipamiento y construcción de la sala de monitoreo en el subterráneo del edificio de la Intendencia. Para realizarse, se solicita un monto a los consejeros de $2.186 millones de pesos. Es decir, en total, entre el arriendo de drones y la construcción y equipamiento de la sala de televigilancia, la intendencia solicita a los cores la suma total de 4.003 millones de pesos. 

Este proyecto aún no se ha discutido en el pleno del CORE, pero se espera que se debata y vote este mes.

Fuente: Interferencia

Compartir: