En medio del confinamiento para reducir los contagios de Covid-19 en la Región Metropolitana, foco de los casos de coronavirus en el país, es necesario contar con un permiso de Carabineros para poder transitar, con distintos propósitos, por la vía pública. La comuna del sector nororiente de la capital es la que tiene la mayor tasa de solicitudes no solo para pasear mascota. Además, encabeza la lista de permisos para comprar insumos básicos, visitas de menores de padres separados y salidas de personas del espectro autista. La Pintana, por otro lado, en el sector sur, también aparece con récords de solicitudes, sin embargo, lidera la lista de asistencia a funerales y de llevar alimentos a personas privadas de libertad.

Cuatro meses de confinamiento en la Región Metropolitana, con cuarentenas que se bajan y se vuelven a decretar, con el objetivo de mantener a la ciudadanía en casa y así evitar el aumento de los contagios del coronavirus que llegó desde China en marzo y se quedó para contagiar, según las últimas cifras del Minsal, a 295.532 personas y contando. En ese contexto, con restricción para personas en las calles, se necesitan permisos especiales, para poder transitar por la vía pública o viajar de manera local.

Según datos de la Comisaría Virtual de Carabineros, consignados por el diario La Tercera, desde el inicio de las restricciones de desplazamiento, se han entregado más de 40 millones de permisos a nivel nacional. A la fecha, por ejemplo, se han autorizado 362.193 permisos para pasear mascotas, cursados entre el 23 de marzo y el 24 de junio, solo en la comuna de Ñuñoa que lidera no solo los paseos de sus amigos cuadrupedos. La comuna, que acumula una tasa de 4.826 permisos por cada 10 mil habitantes para pasear mascotas, además encabeza la lista de permisos de compras de insumos básicos, la visitas de menores de padres separados y las salidas de personas del espectro autista.

La Pintana, por otro lado, también figura con récords de permisos. Pero no precisamente para sacar a pasear al perro. La comuna del sector sur de la capital lleva la delantera en solicitud de asistencia a funerales y llevar alimentos a las cárceles. La comuna ha pedido 2.278 permisos en estos cuatro meses para este propósito y cuenta con una tasa de permisos por cada 10 mil habitantes de 40 papeles. Más abajo aparece San Ramón con 1.036 permisos y Ñuñoa con 2.798 (pero con más habitantes). El Bosque (1.923) y Lo Espejo (1.146) también están en la lista de permisos para funerales.

Respecto a la compra de insumos básicos es Ñuñoa la comuna con más permisos para este propósito. La comuna ha solicitado 1.134.166 permisos para ir al super o al negocio de la esquina. Le sigue Santiago Centro que, con el doble de la población, ha solicitado 2.133.987 permisos de compras. Providencia (569.361), Las Condes (353.172) y San Miguel (140.913) suceden a los santiaguinos.

El pago de servicios básicos está liderado por Santiago Centro con 373.391 permisos y una tasa de 2.474 permisos por casa 10 mil habitantes. Muy por debajo aparece Ñuñoa, en el segundo lugar, con 53.328 permisos y una tasa de 2.131. Quinta Normal (78.874), Independencia (76.907) y El Bosque (90.168) también aparecen en la lista.

Por otro lado, la visita a hijas e hijos menores de edad también es liderada por Ñuñoa con 1.511 permisos concedidos. Más abajo aparece El Bosque (891), Quinta Normal (670) y San Miguel (629).

En salida de personas con espectro autista también es Ñuñoa al tope de la lista. Los ñuñoinos han solicitado 7.872 permisos para este cometido y son seguidos no muy de cerca por Vitacura (2.607), Las Condes (8.186), Providencia (2785) y Lo Barnechea (2.026).

Pese a encabezar casi todos los pedidos de permiso, el alcalde de Ñuñoa, Andrés Zarhi, dijo al matutino que, a su juicio, no habría una relación entre el número de permisos y los contagios que se han registrado en la zona, pues “es posible que este fenómeno esté influenciado por varias cosas: nuestra comuna, junto con Santiago, ha experimentado el confinamiento más largo de toda la región y la cuarentena sólo fue levantada durante una semana, lo que ciertamente ha generado una ansiedad bastante comprensible entre nuestros vecinos, que de igual forma, han sabido respetar las medidas de aislamiento”.

Fuente: El Mostrador

Compartir: