Por Capucha Informativa

Tras las jornadas de movilizaciones convocadas por gremios y organizaciones sociales, y el asesinato de 17 civiles por el mero hecho de manifestarse, el Gobierno de Iván Duque ordenó este domingo que el Congreso retirara el polémico proyecto de reforma tributaria que buscaba aumentar los impuestos.  A su vez, el presidente colombiano reiteró que propondrá una nueva iniciativa que excluya las propuestas más polémicas de la anterior.

“Le solicito al Congreso de la República el retiro del proyecto radicado por el ministerio de Hacienda y tramitar de manera urgente un nuevo proyecto fruto de los consensos y así evitar incertidumbre financiera“, dijo el presidente en una alocución, rodeado de la vicepresidenta y ministros.

El viernes pasado el mandatario conservador anunció que iba a reformular el proyecto que desde un inicio fue rechazado por buena parte de la nación. Duque había impulsado esta propuesta bajo el nombre de Ley de Solidaridad Sostenible, la cual tenía como objetivo mitigar la crisis económica que vive Colombia tras la pandemia. Sin embargo, para la ciudadanía -y para el resto de los países- era una forma de castigar a la clase media y los sectores más bajos.

Dicho proyecto estaba conformado por 163 artículos, y en ellos se establecia lo siguiente: Ampliar la base del IVA, aumentar el impuesto al salario y al patrimonio de persona físicas y jurídicas. Por lo tanto, la población motivada por su devenir y la injusta medida decidió tomar desde el miércoles las calles de las principales ciudades.

La reforma en cuestión, bajo la mirada del gobierno, es necesaria para “dar estabilidad fiscal al país, proteger los programas sociales de los más vulnerables y generar condiciones de crecimiento luego de los efectos arrojados por la pandemia del COVID-19″, defendió el presidente con una popularidad en rojo (33%). 

La nueva ley, concertada con partidos políticos, sector privado y sociedad civil, está enfocada en gravar de forma temporal a las empresas y a las clases sociales más ricas. Además, contendrá una tasa de renta temporal a empresas, un impuesto al patrimonio, a los dividendos y a las personas de mayores ingresos, así como la apuesta por profundizar programas de austeridad del Estado, agregó el mandatario.

El anuncio tardío de retirar el proyecto y la nueva propuesta que excluye el aumento del IVA en bienes y servicios y la ampliación de la base de contribuyentes al impuesto sobre la renta, fueron incapaces de apaciguar el descontento nacional. Pues, en solo cuatro días de manifestaciones, la ONG Temblores ha documentado al menos 940 casos de violencia policial, e investiga la muerte de ocho manifestantes  -hasta la fecha del domingo- en manos de policías. 

Compartir: