A un año de que Piñera dijera la frase: “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable” surge un nuevo reporte inventado del gobierno, en el que se habla de un supuesto “batallón de 600 agentes clandestinos, expertos en guerrilla urbana” infiltrados en Chile para la Revuelta Popular.

Ha pasado un año no sólo del comienzo de la Revuelta Popular, sino que de una serie de hechos que hemos vivido desde el 18 de octubre de 2019 hasta ahora. Uno de ellos fue la recordada, ridícula y violenta frase del presidente Sebastián Piñera: “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable”.

Este miércoles, de acuerdo a un reporte del medio El Mostrador, se reveló que estos dichos se basarían en un nuevo “Plan Z” del gobierno, un informe del exministro de Defensa, Alberto Espina, elaborado por la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE), que aseguraba que el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), que sería una célula del G2 (Servicio de Inteligencia cubano), había logrado introducir en Chile “un batallón de 600 agentes clandestinos, expertos en guerrilla urbana“, para llevar a cabo operaciones en el país.

Al hablar del Plan Zeta original nos referimos al supuesto plan del Gobierno de Salvador Allende, de un autogolpe y gobierno marxista, inventado por los militares que perpetrar el Golpe de Estado de 1973 y justificar su violencia.

El batallón

El 20 de octubre se llevó a cabo una reunión en dependencias del Ejército, a la que asistieron Piñera; el exministro de Defensa Alberto Espina; el jefe militar a cargo de la seguridad de la RM; y el director de la DINE (Dirección de Inteligencia del Ejército). En esa instancia se entregó el informe de inteligencia que hablaba de fuerzas venezolanas y cubanas que habían estado gestando una “ofensiva insurreccional para Chile”.

Específicamente, se hablaba de un Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), que sería una célula del G2 (Servicio de Inteligencia cubano). “Contarían para sus operaciones al interior de Chile con un batallón de 600 agentes clandestinos, expertos en guerrilla urbana, quienes ingresaron a Chile como refugiados, muchos de ellos formados en escuelas subversivas cubanas como Punto Cero“, señalaba el texto.

Según el Ejército, “Pedro Carvajalino, de la organización chavista gubernamental Zurda Konducta, sería uno de los comandantes del SEBIN/G2 a cargo de la ofensiva insurreccional para Chile.

Lo que no se dijo en ese momento es que esta organización es en realidad un programa de televisión y que Carvajalino es un youtuber. De hecho, una de las pobrísimas pruebas de su participación en Chile dentro del informe, es una montaje hecho en Photoshop donde se puede ver él con La Moneda de fondo.

Antes del 18-O

Previamente, el 8 de octubre de 2019, la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) ya había elaborado un informe “Llamado a una semana de Sabotaje y evasión del Transporte Público DII/DI”. Este texto fue entregado al Ministerio del Interior, Carabineros, Metro, Ministerio de Transportes, Ejército y la Armada, entre otros organismos.

“En relación a la convocatoria realizada desde el Instituto Nacional, se prevé que alrededor de 50-100 alumnos ingresen a la estación de metro Universidad de Chile a las 14:00 horas y salten el torniquete con la finalidad de evadir el pago del servicio del Metro. A esto, se podrían unir los encapuchados, los que provocarían daños con lanzamientos de artefactos incendiarios tipo Molotov y daños estructurales al servicio de transporte público, ya sea estación de metro o paraderos de la RED, estas acciones de mayor violencia se desarrollarían, principalmente en los sectores externos de la estación, no descartándose el ataque a buses”, dice el informe.

Seis días más tarde, un nuevo informe con fecha 14 de octubre –enviado a las mismas instituciones– detalla que cerca de una decena de estaciones de Metro que podrían serían gravemente vandalizadas. La mayoría de ellas se quemaron.

Compartir: