Hace unos días, Carabineros dispuso un plan de acompañamiento y ayuda psicológica para “reforzar la moral de la tropa”. De acuerdo a fuentes cercanas, este apoyo a una de las instituciones más violentas de Chile no es más que otra mentira.

Este lunes, el Alto Mando de Carabineros filtró por medio del diario La Tercera que sus funcionarios estaban “con la moral baja” por la cantidad de cuestionamientos a la institución, y frente a eso había dispuesto ayuda psicológica para sus ellos.

Sin embargo, esto no sería más que otra mentira de los pacos de acuerdo a fuentes cercanas.

Carabineros se mantiene como una de las instituciones más violentas de Chile, con casi 500 personas con traumas oculares a su haber y más de 40 personas asesinadas tras la revuelta, un grupo de psicólogos habría realizado visitas a la comisarías del país para “reforzar la moral de la tropa”.

Esta sería una respuesta a los escándalos de corrupción y acusaciones de violaciones a los derechos humanos ocurridas durante el estallido social. Al apoyo psicológico se sumaría también un “coaching de liderazgo” a los jefes de cada unidad, para establecer un “relato común” entre los mandos altos, medios y bajos de Carabineros, junto con la “reafirmación de valores éticos”.

No obstante, fuentes cercanas a Carabineros revelaron a Capucha Informativa que la institución despidió a la mitad de los profesionales del servicio de psiquiatría hace dos meses y que no está dentro de la planificación institucional la salud mental de sus funcionarios.

“El hospital de Carabineros (que atiende a Carabineros, Investigaciones y Gendarmería), tiene sólo dos centros de salud mental. Uno para adultos y otro para niños. Durante la pandemia la atención se ha hecho a distancia, salvo los casos más graves. Tras los despidos, no hay psiquiatra en urgencia y es muy difícil acceder a una atención por la falta de especialistas. Tampoco existe un mecanismo de asistencia, ni control permanente en estas materias para los funcionarios que se desempeñan en ámbitos operativos”, agrega.

Estas medidas se repiten en otras áreas de salud como Odontología y Ginecología. ¿Por qué pertenecer a una institución así? ¿Por qué no renuncian? Nunca lo tendremos claro.

Compartir: