Este lunes, un estudio dio a conocer la extrema situación que está atravesando la capital producto de la pandemia del COVID-19, con sistemas de salud a punto de colapsar por completo. Ante este escenario, reiteran que es necesario “reducir franca y decididamente la movilidad en la ciudad”, proponiendo un particular sistema de operación de la ciudad. ¿De qué se trata?

Espacio Público entregó este lunes la última actualización de su análisis sobre la evolución de la pandemia del COVID-19 en Chile, evidenciando la dramática situación en la Región Metropolitana.

Para ellos, se debe “reducir franca y decididamente la movilidad. La ciudad y su sistema hospitalario no aguantan otro mes con estos niveles de contagios. El gran Santiago debe entrar en hibernación, sí, como una ciudad dormida“.

Según este estudio, la cuarentena total a la que está sometida gran parte de la Región Metropolitana, ya no es suficiente y se deben extremar las medidas de confinamiento.

¿Qué significa la hibernación de la ciudad?

Actualmente, el Gran Santiago está regido por un encierro que es algo permisivo, pues en Comisaría Virtual existen 13 tipos de permisos temporales para que los capitalinos puedan salir de sus hogares.

Compras en supermercados, ferias o farmacias, paseos de perros, visitas a hijos de padres separados y asistencia a instancias judiciales, son algunos de los ítems a los que pueden optar las personas para salir de su hogar en un lapso de tiempo determinado.

Con la hibernación de la ciudad, la actividad en la Región Metropolitana quedaría prácticamente suspendida, en una especie de apagón, dejando muy pocos rubros en funcionamiento, donde la salud y el orden serían de los pocos ítems que podrían operar.

Es necesario considerar el apoyo económico directo a las familias, medidas de mayor confinamiento, tal vez una ampliación del toque de queda, restringir al máximo el acceso al transporte público, una fiscalización muchísimo más estricta, una reducción de los permisos, un llamado urgente a la población a unirse en torno a la causa de detener la epidemia a como dé lugar, una estrategia de aislamiento en residencias sanitarias más agresiva”, señalan desde Espacio Público.

Sobre esto, el Doctor Ugarte explicó en TVN que “esta situación se vivió en el norte de Italia, donde la cuarentena total no servía para bajar los números. Entonces decidieron qué actividades debían seguir, donde obviamente la salud es lo primero. Mantener agua potable, electricidad y otros servicios básicos”.

“Hay otras que quedaron fuera, pero ojo con el transporte público, porque no se puede paralizar, sino restringir el acceso a ellos. Por ejemplo, el personal de salud debe seguir movilizándose”, especificó.

¿Estará preparado el Gran Santiago para una hibernación?

Fuente: El Desconcierto

Compartir: