Ante los hechos ocurridos este fin de semana, la Red de Mujeres Mapuche emitió un comunicado en el que exigen “la renuncia inmediata del Ministro del Interior y Seguridad Pública, Víctor Pérez” y “que se investigue, se procese y se sancione a carabineros y a los civiles responsables de la violencia”. 

Los episodios de violencia ocurridos en el contexto de los desalojos de las tomas de edificios municipales en la Región de La Araucanía, insultos racistas e intervención de civiles de por medio, siguen generando respuestas de parte de distintos actores.

Entre ellas, destaca la de la Red de Mujeres Mapuche, organización conformada por diversas agrupaciones más pequeñas, y que tras lo ocurrido, emitió un comunicado en el que rechazan “los actos de odiosidad racista ejercidos en contra del Pueblo Mapuche, durante la noche del 1 de agosto y madrugada del 2 de agosto 2020, en Wallmapu, específicamente en las comunas de Curacautín, Victoria, Ercilla y Traiguén”.

La organización, conformada entre otras por la Mesa Indígena Comunal de Santiago por un Centro Ceremonial y Cultural, Newen Wakolda, la Coordinadora de Mujeres Pueblos Originarios, y la Organización Mapuche We Rayen Mapu, Rangkulwe, agrega en su comunicado que “si bien, esto es una muestra clara de racismo y discriminación, también lo es, el que en pleno toque de queda y cuarentena, se les permitiera a civiles acatar a nuestras hermanas y hermanos, y quemar diferentes recintos municipales, quedando impunes bajo la mirada e inacción de Carabineros“.

Asimismo, recuerdan que estos actos de violencia ocurrieron justo después de la llegada del ministro Víctor Pérez a la zona, “quien instó a los alcaldes para que procedieran con el desalojo de los recintos ocupados, en una clara muestra de que el gobierno no tiene intención de dialogar sobre nuestras demandas y reivindicaciones como pueblo”, sostienen.

Por estas razones, la red exige “la renuncia inmediata del Ministro del Interior y Seguridad Pública, Víctor Pérez” y “que se investigue, se procese y se sancione a carabineros y a los civiles responsables de la violencia”.

Además, y en referencia a la huelga de hambre mapuche, solicitan que “el Machi Celestino Córdova vuelva a su Rewe y real justicia para los presos políticos mapuche“.

Finalmente, la red sostiene que entienden que “los violentistas corresponden a turbas racistas reproductoras del sistema capitalista, explotador, colonial, patriarcal y hegemónico que nos han impuesto a sangre y fuego”, pero que “ellos no representan al pueblo chileno que levantó nuestra bandera el 18 de octubre de 2019″, por lo que solicitan “al pueblo chileno y a todos los pueblos hermanos, apoyo y solidaridad con la lucha del Pueblo Mapuche y que asuman una postura de repudio y condena ante todo acto racista”.

Firman: Mesa Indígena Comunal de Santiago por un Centro Ceremonial y Cultural, Newen Wakolda; Colectivo de Mujeres Indígenas de la Macrozona Centro; Jóvenes Indígenas por Escazú; Coordinadora de Mujeres Pueblos Originarios; Asociación Indígena Hijos de Huaviña; Asociación Indígena Región de Tarapacá; Comunidad Mapuche Fortunata Caimanque de Coquimbo; Asociación de Abogadas Indígenas ABOIN; Comité AwatiriT’iknamarka Vivienda; Corporación Pueblo Selk´nam en Chile por el Rescate;, Valoración e Identidad Cultural; Organización no Gubernamental de Desarrollo Intercultural Social Indígena; Asociación Indígena Centro de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas en Chile; Asociación Indígena Aymara-Quechua Jach’a Marka; Organización Mapuche We Rayen Mapu, Rangkulwe; Comité Socioambiental de la Coordinadora Feminista 8M; y Feministas autoconvocadas Los Ríos.

Fuente: El Desconcierto

Compartir: