Con esto, el proyecto nacido de un acuerdo entre el oficialismo y el Congreso, luego de que la idea inicial fuera desechada por “inconstitucional” por el Ejecutivo, pasará ahora a la Cámara de Diputadas y Diputados, donde continuará su tramitación. El hecho de que el proyecto implique la entrega de licencias médicas, y no un postnatal de emergencia en sí, ha sido duramente criticado por organizaciones feministas.

El miércoles de esta semana, el Senado aprobó en general la segunda versión del proyecto de Postnatal de Emergencia, el cual permite extender la licencia médica postnatal a madres, padres y cuidadores de niñas o niños, durante la pandemia del COVID-19.

De esta forma, la iniciativa que comenzó como un acuerdo entre el Congreso y el oficialismo, después de que el gobierno declarara inconstitucional la propuesta inicialmente presentada por la Cámara de Diputadas y Diputados, pasará a ser revisada y perfeccionada por esta última.

Según detalló el Senado, el proyecto contempla una licencia médica preventiva parental por 30 días, la cual puede ser prorrogable dos veces durante el estado de excepción, y cubre a trabajadoras y trabajadores dependientes, independientes, y funcionarios públicos.

Por otro lado, en el caso de que ambos padres hubieran gozado del permiso postnatal parental, cualquiera de ellos, a elección de la madre, podrá gozar de esta licencia médica preventiva parental.

Según recoge CNN, la diputada Maite Orsini (RD), una de las principales impulsoras de este proyecto, afirmó que “en la Cámara pediremos y presionaremos por una rápida tramitación, así como nos la jugaremos por incluir aquellas madres e hijos que aún no son incluidos en el proyecto”.

Asimismo, la parlamentaria y presidenta de la Comisión de Trabajo de la Cámara, Gael Yeomans (CS), indicó que “estamos preocupados porque el proyecto tiene que avanzar más rápido por su urgencia, y además quedan grandes deudas pendientes, como extender el prenatal para cuidar a las mujeres embarazadas y ampliar este permiso para el cuidado de hijas e hijos con enfermedades graves, que más expuestos están en esta pandemia”.

En ese sentido, cabe mencionar que agrupaciones como la Asamblea Feminista Plurinacional han rechazado esta propuesta, afirmando que no abarca a “quienes hayan excedido el plazo de tres meses”, por lo que esos padres deberán “retornar a sus trabajos sin que el Estado garantice salas cuna o jardín infantil”.

La agrupación feminista que reúne a más de 15 organizaciones y colectivos de todo el país, también mostró preocupación por la entrega de las licencias médicas, ya que éstas “no son automáticas” ni tampoco se asegura que “sean aceptadas por las Isapres o el Compin”, agregando además que la legislación “no llegará con la urgencia que las madres trabajadoras hoy lo quieren”.

Fuente: El Desconcierto

Compartir: