Luego de estar un mes sin poder retomar sus actividades al interior de Besalco, empresa contratista del proyecto de ampliación de la celulosa Arauco (MAPA), el trabajador Carlos Inostroza se tomó esta mañana una de las grúas utilizadas en dichas faenas. Esto a modo de denuncia contra la malas condiciones laborales en medio de la pandemia.

En los primeros días de marzo, donde era crucial disminuir la velocidad de los contagios de la infección COVID-19, trabajadores de la construcción de MAPA realizaron movilizaciones para exigir una cuarentena que evitara el crítico escenario de hoy. Tras eso, trabajadores que no fueron despedidos han debido aceptar las nuevas condiciones sin posibilidades de exigir mejoras debido al temor de ser despedidos.

El trabajador Carlos Inostroza es dirigente sindical además de ser ayudante de movimientos de tierra al interior del proyecto MAPA. Indicó que sus denuncias sobre las malas condiciones laborales al interior de la obra habrían gatillado la prohibición de ingresar a las faenas de trabajo, toda vez que su labor radica precisamente en reunir las exigencias y necesidades de las personas que allí trabajan.

Sumado a ello, el trabajador comentó que la empresa contratista Besalco interpuso una denuncia en el Juzgado de Letras de Arauco en su contra, al mismo tiempo que le prohibió la entrada a las faenas de MAPA, con la finalidad de desaforarlo y poder finalmente despedirlo. Inostroza habría informado a la empresa incluso antes de la pandemia, sobre las malas condiciones laborales al interior de sus faenas y la exposición a trabajos riesgosos estando bajo lluvias o los fuertes vientos de la zona del Golfo de Arauco.

El trabajador ha permanecido en la grúa desde las 10:00 de esta mañana. Desde el lugar comentó a Resumen que la construcción del proyecto avanza rápidamente y los trabajadores tienen poco margen para exigir mejores condiciones ante las amenazas de despidos. “La gente está trabajando aún que estuviera lloviendo de manera torrencial, bajo la amenaza de que si no trabaja no hay pega. Como está la situación actual, la gente tiene miedo y está trabajando con un sueldo que no es digno de un megaproyecto» señaló

Con respecto a la situación laboral al interior del proyecto MAPA, el dirigente sindical comentó que “con el tema de las amenazas que hay aquí, a la gente si la mandan a bucear va a bucear agregando que «Cuando empecé a advertir estas situaciones, me denunciaron para desaforarme”.

Consultado por esta situación, Mauricio Sepúlveda, encargado del personal al interior del proyecto MAPA expresó que “tenemos 1.200 personas trabajando y tenemos solo a uno que está reclamando y que está solo. El sindicato al que alude él no tiene socios en la empresa. Todas las personas contratadas están por el sindicado Sinami» indicó

Con respecto al actuar de la empresa durante la pandemia, Carlos Inostroza expresó que “aquí las medidas son básicas y por ejemplo, el distanciamiento social de un metro es imposible». Sumado a ello destacó que «pese a que la gente tiene duchas, no tiene tiempo, salen del trabajo justo a la hora, se van con la misma ropa. No hay control de que si el maestro se saca el overol y lo deja en su trabajo”.

Al respecto de la denuncia que realizó el trabajador con respecto a las faenas durante temporales, Sepúlveda respondió que “no tengo nada que decir, estamos trabajando en el sur, o sea, que no llueva o que no hayan temporales me parece ilógico. A menos que la persona piense que está trabajando en el norte”.

El trabajador arriba de la grúa declaró que perdió contacto con la empresa al mediodía. “Necesitaba que me reiteraran a mis labores hoy. Desde que escucharon eso la empresa se ha negado a escucharme” explicó.

Durante la tarde el trabajador bajó por sus propios medios de la grúa aún sin obtener respuestas por parte de la empresa.

Fuente: Resumen

Compartir: