Las más 30 organizaciones sociales que componen la «Mesa Social del Covid-19 del Biobío» criticaron la conducción del gobierno ante la actual crisis y exigen a las autoridades locales redireccionar la estrategia exigiendo la implementación de una cuarentena en la región.

Los últimos reportes del MINSAL señalan que la región metropolitana lidera las cifras de contagios en el país producto de la pandemia, seguida por las regiones de Valparaíso, Antofagasta y Tarapacá, cuyas principales comunas están bajo cuarentena.

«Y a pesar que la región del Biobío está entre las primeras cinco regiones con mayor cantidad de contagios del país, la autoridad sanitaria aun no decreta cuarentena para sus principales comunas.» señalaron en un comunicado.

Es precisamente frente a esta situación es que cerca de una treintena de organizaciones sociales y sindicatos de funcionarios de la salud conformaron la semana pasada la Mesa Social COVID-19, un espacio participativo que busca redireccionar la estrategia que ha implementado las autoridades a nivel regional.

Al respecto, Hernán Cabrera, dirigente nacional y coordinador de la FENPRUSS en el Biobío, señaló que “debe haber un viraje en la estrategia, eso implica decretar cuarentena a la brevedad en la provincia del gran concepción y en la región del Biobío para impedir el aumento sostenido en los contagios”.

Además agrega que “a pesar de existir un cambio de ministro, eso no se ha notado en el manejo y la gestión de la pandemia a nivel regional. Esperamos que el intendente escuche de manera activa lo que tienen que decir las organizaciones sociales, los sindicatos de la salud y decretar cuarentena en la región”. 

Por su parte, Mikel Capetillo Presidente Sindicato Asmar señala que los trabajadores «no seguiremos tolerando que se tomen medidas erráticas a nuestras espaldas, estamos dispuestos a paralizar la región si siguen sin escuchar lo que estamos exigiendo a las autoridades”.

Bexabé Vidal, vocera de la mesa provincial de No+AFP recalcó la exigencia de una cuarentena digna, en donde cada familia tenga los recursos para hacer frente a la pandemia, afirmando  que «necesitamos que los apoyos sean reales y no de escritorio, en terreno y para todas las familias cesantes, a los jubilados que tienen pensiones miserables, a cada uno de quienes hoy no tienen el sustento y tienen que buscar día a día trabajos precarios».

Fuente: Resumen

Compartir: