Por Capucha Informativa

Diferentes municipalidades fueron atacadas ayer y durante la noche simultáneamente y de forma organizada por grupos paramilitares de ultra derecha en el Wallmapu. Los grupos racistas buscaban (y lograron) desalojar violentamente las distintas tomas en apoyo a los presos políticos en huelga de h-ambre, esto con la colaboración de Carabineros.

La Municipalidad de Curacautín, fue la primera atacada anoche en pleno toque de queda por una turba enajenada bajo consignas racistas, luego del llamado que hiciera Gloria Naveillán, vocera de la agrupación de extrema derecha “APRA”, que ya es conocida por su accionar violento contra mapuches en la zona. En el llamado, pide unirse y venir “al menos 30/40 personas, con palos…”

Carabineros, que fue informado antes de los sucesos por la misma agrupación, no detuvo el ataque. Más bien, al llegar al lugar de los hechos y tras ser recibidos como héroes con fervientes gritos del grupo racista, se une a ellos desalojando la municipalidad, mientras los pro latifundistas hacían lo que querían. No es de extrañar, cuando vemos que carabinero responde, al recibir el llamado pidiendo autorización, “yo no dejo de encontrarle razón a ud en todos los puntos, en todo lo que ha dicho…”

Durante los ataques paramilitares simultáneos, en las localidades de Curacaitín, Victoria, Ercilla, Collipulli y Traiguén, se registraron sucesivamente gritos racistas de toda índole, amenazas, apedreamiento de las municipalidades, quema de vehículos, destrozos e incendio de las mismas casas municipales, palizas y agresiones con palos y otras armas a comuneros, incluyendo niños. Como era de esperarse, no se registraron detenciones de los atacantes por carabineros, quienes participaron de los desalojamientos acompañándolos.

Pese a estar en pleno toque de queda, tampoco hubo intervención militar alguna frente a la violación de la medida, ni a los diversos desórdenes, sino para participar de desalojamientos.

Tras los violentos desalojamientos ocurridos luego del llamado de pro latifundistas, quienes sí fueron detenidos, pese a haber sido las víctimas de los ataques y no haber infringido el toque de queda, fueron comuneros mapuche; la mayoría se encontraba herida, no se les hizo constatación de lesiones como es debido, ni fueron llevados al hospital. Esto, aún incluyendo a mujeres y menores de edad con diversas lesiones, donde habría incluso, heridos con arma blanca.

Luego de los desalojamientos por parte de los grupos enajenados y no contentos con toda la violencia desatada, las municipalidades de Ercilla, Collipulli y Traiquén sufrieron atentados incendiarios por los mismos atacantes

Los hechos ocurren luego de que el Ministro del interior, Víctor Pérez, ex alcalde designado por la dictadura y vinculado directamente con la secta nazi Colonia Dignidad, hiciera un llamado al desalojamiento de las tomas, así como a la pacificación de la Araucanía y a no tolerar violencia “terrorista”.

Increíblemente, con toda la evidencia registrada, carabineros se atreve a hacer una declaración por decir lo menos, ambigua, en la que se deja entender que los huelguistas habrían provocado los desmanes.

Compartir: