Más de alguno de los “convocados” prefirió restarse aduciendo diversas razones, lo que evidencia que al menos entre las ex autoridades de las administraciones de Piñera, la figura del médico no genera el cerrado respaldo que, se suponía, tenía.

En total fueron 33 los firmantes de la carta “La otra pandemia“, un muy comentado y cuestionado texto publicado por El Mercurio este martes, cuya trastienda desclasificó La Tercera en un artículo.

De acuerdo al medio, el escrito estuvo a disposición de 61 ex ministros y subsecretarios de las dos administraciones de Sebastián Piñera que son parte de grupo de mensajería de celular, en el que el sábado, cuando se notificó la salida del gabinete de Jaime Mañalich, se propuso esta iniciativa que no logró concitar una adhesión unánime.

Específicamente, más de alguno de los “convocados” prefirió restarse aduciendo diversa razones, lo que evidencia que al menos entre las ex autoridades de las administraciones de Piñera, la figura del médico no genera el cerrado respaldo que se suponía, tenía.

En efecto, las ideas fuerza que pretendían ascociar al profesional de la salud, aludiendo a su profesionalismo y actitud para enfrentar la pandemia, no convencieron de manera transversal. La criticada carta en la que se hablaba de que el ex secretario de Estado fue víctima de un “ bullying despiadado que no cesa hasta destruir a sus víctimas“, tuvo una génesis en la ex jefa del MOP y actual presidenta de ENAP, Loreto Silva, quien la habría elaborado para el grupo de Whatsapp llamado “Grandes Ex Ministros”, compuesto justamente por ex ministros y ex subsecretarios de ambos gobiernos de Piñera, al que fueron incorporadas recientemente Marcela Cubillos e Isabel Plá.

El grupo también está integrado por el actual jefe del segundo piso de La Moneda Cristián Larroulet, ex ministro Segpres de la primera administración de Piñera. De hecho fue él quien la promovió y Silva la encargada de elaborarla.

Según relatan, Larroulet la envió al grupo y en la medida que se iba leyendo, los integrantes de este colectivo iban contestando con un “me sumo” u otra señal de apoyo. Quienes no respondían o guardaban silencio, no firmaron.

La opción “no”, nunca se puso por escrito ni tampoco se produjo ningún debate al respecto. Todo debe haber sido leído, se asume, por el único administrador del grupo, Sebastián Piñera. El mandatario es quien va agregando a los integrantes y el modus operandi habla que cuando un ministro, subsecretaria o subsecretario, pierde su cargo, se incorpora al chat. De hecho Mañalich, aseguran testigos de la nota citada, también está en el grupo.

Finalmente, 28 de las personalidades que integran ese grupo no firmaron. Y entre ellas se encuentran Rodrigo Hinzpeter, Emilio Santelices, Felipe Bulnes y varias más. Al menos hubo tres que no quisieron sumarse a tributo, aunque algunos no la leyeron oportunamente y otros le manifestaron de manera independiente a Silva sus razones para no adherir al apoyo público.

Uno de ellos fue el ex ministro del Interior. “Hinzpeter no estuvo disponible para comentar razonespero sus cercanos aseguran que no firmó porque le pareció injusta y desentonada la fuerte crítica a la oposición, y porque considera que con la salida de Jaime Mañalich, la gestión y no la oposición fueron los que la provocaron”, se lee en el artículo publicado por La Tercera.

Como sea, la idea de Silva era que la carta se publicar domingo, pero eso no se logró. Como salió el martes, en este grupo de chat, algunos sostienen que el homenaje se leyó mal porque ese día ya se había firmado el acuerdo con la oposición.

Otros ex ministros postularon que publicar una carta de esta naturaleza fue un completo despropósito cuando recién se están viendo luces acerca del trabajo de Mañalich, y que actualmente nadie puede asegurar que más tarde no se terminen acreditando responsabilidades.

Otros piensan que el texto sólo contribuye a levantar una nueva controversia en momentos en que la urgencia es otra. Y hay, además, ex autoridades que tienen impedimentos personales de fondo para unirse una adhesión de este nivel al ex ministro de Salud.

Hinzpeter no participa activamente del chat, aunque lo integra. Tampoco adhirió a otra carta, publicada el 23 de noviembre en El Mercurio alusiva al estallido social. “No gracias”, contestó en esa oportunidad.

Las razones para marginarse tendrían que ver con que no comparte los argumentos de ninguna de las dos cartas. En ese sentido, el ex titular del interior sería la figura más evidente del alejamiento de algunos ex ministros con la actual gestión del gobierno.

Finalmente, quienes firmaron la carta que se publicó el martes de la semana en curso fueron Andrés Chadwick, Felipe Larraín, Fernando Echeverría, Felipe Kast, Gerardo Varela, Alejandra Pérez, Magdalena Matte, Laurence Golborne, Viviana Paredes, Felipe Morandé, Francisco Irarrázabal, Luz Granier, Gabriel Ruíz-Tagle, Alfonso Silva, Miguel Flores, José Antonio Galilea, Luis Mayol, Camila Merino, Augusto Iglesias, Luis Castillo, Julio Dittborn, Rodrigo Ubilla, Alvaro Cruzat, Loreto Seguel, Jacqueline Plass, Luciano Cruz-Coke, Pedro Pablo Errázuriz, Ena Von Baer, Susana Jiménez, Rodrigo Ubilla, Pauline Kantor, Rodrigo Pérez y Marcela Cubillos.

Fuente: El Desconcierto

Compartir: