La mañana de este lunes el Juzgado de Garantía de Rancagua ratificó lo que ya se anticipaba durante la semana pasada respecto del caso del primer y hasta ahora único carabinero condenado por delitos durante el estallido social, quien a pesar de haber sido encontrado culpable de homicidio frustrado, cumplirá una condena sustitutiva, de libertad vigilada “intensiva”.

El juzgado de Garantía de Rancagua condenó por homicidio frustrado al ex sargento primero de las Fuerzas Especiales de Carabineros, Juan Maulén Báez (48), por disparar una lacrimógena por la espalda, y directamente a la cabeza, a un joven que se encontraba a sólo unos metro de él.

Los hechos ocurrieron el pasado 19 de diciembre, en el contexto de una jornada de manifestaciones en la capital de la Región de O’Higgins, y fueron registrados por una cámara de seguridad que se encontraba en el lugar. Tras lo ocurrido, se identificó a la víctima como Esteban Carter Anguita (32), quien resultó con fractura de cráneo, hematoma cerebral y otras lesiones que lo llevaron a ser intervenido quirúrgicamente.

Sin embargo, y como anticipaba la semana pasada el abogado defensor del ex carabinero -quien fue dado de baja de la institución en marzo de este año-, la condena se cumplirá en libertad vigilada. “5 años de presidio con pena sustitutiva de libertad vigilada intensiva”, es la condena que publicó el Poder Judicial este lunes.

En detalle, y según establece la Ley 18.216, que “establece penas que indica como sustitutivas a las penas privativas o restrictivas de libertad”, una pena de libertad vigilada “intensiva” corresponde a “la sujeción del condenado al cumplimiento de un programa de actividades orientado a su reinserción social en el ámbito personal, comunitario y laboral, a través de una intervención individualizada y bajo la aplicación de ciertas condiciones especiales”.

Fuente: El Desconcierto

Compartir: