“Alejaremos a los violentos para solucionar los problemas”, sostuvo el ministro el martes, al asumir la cartera de Interior. Este viernes arribó a la Región de La Araucanía, donde lo esperaban manifestaciones de evidente rechazo a sus palabras, las que complementó aludiendo a quienes se encuentran privados de libertad, a su juicio “por resoluciones de los tribunales de Justicia, no del gobierno”.

El ministro del Interior, Víctor Pérez, arribó este viernes a la Región de La Araucanía, zona que lo recibió con intensas y violentas manifestaciones, debido a sus declaraciones a pocos minutos de haber asumido en su cargo.

El martes último, el ex senador de la UDI señaló espontáneamente a la prensa cuáles serían los focos de atención de su gestión. “Tendré una especial atención con La Araucanía, los chilenos merecen vivir en paz y tranquilidad. Alejaremos a los violentos para solucionar los problemas. Mientras los violentistas tengan mayor influencia, la posibilidad de arreglar los problemas se alejan. Por lo tanto, tendremos esa especial preocupación”.

“Es importante respaldar a las policías. Las policías son parte de la solución y no el problema. Quien no rechace la violencia, crea una dificultad para que los chilenos no resuelvan los problemas”, agregó en medio de un punto de prensa efectuado en La Moneda en esa ocasión.

Y a tres días de emitir estas declaraciones, el ministro Pérez arribó a La Araucanía, donde también habló. “Con toda claridad (afirmo) que en Chile no hay detenidos políticos. Presos políticos entendemos que, por sus ideas, están detenidos. Aquí, las personas que están privadas de libertad, lo están por resoluciones de los tribunales de Justicia, no del gobierno”, dijo de manera concluyente.

“Todos los ciudadanos, hombres y mujeres de esta región, tienen el derecho a vivir en paz (…) La responsabilidad de este ministro y del gobierno es garantizarles a estas personas vivir en paz. Queremos que las policías actúen con mayor eficiencia para desarmar organizaciones delictuales. Eso significa generar diálogos políticos y sociales con personas que piensan distinto a uno, pero que es necesario para restablecer la paz”, aseguró.

Fuente: El Desconcierto

Compartir: