Capucha Informativa

El día de hoy en un fallo dividido, la Corte Suprema decidió acoger de forma parcial la solicitud del Ministerio Público, que permite acceder a los correos “secretos” del Ministerio de Salud (Minsal) que contienen evidencias del mal manejo del ex ministro Jaime Mañalich y de otras autoridades en la pandemia, pero con ciertas limitaciones.  

Según la Corteno parece indispensable, a los fines de la investigación de los mismos —ni tampoco para la labor de contrastación que busca efectuar el Ministerio Público— una incautación del universo total —sin ninguna excepción— de los correos electrónicos que puedan hallarse en los edificios públicos de que se trata”. De la misma forma, el fallo sostiene que “es procedente mantener la diligencia de entrada y registro con incautación de correos electrónicos, vinculados únicamente a la comprobación de los hechos delictivos denunciados”.

Asimismo, entre las restricciones que tendrá la investigación de la fiscalía se incluyen los correos de “la adquisición de implementos e insumos esenciales y estratégicos para enfrentar la pandemia”, y la “destinación de efectivos y recursos militares y policiales a labores estratégicas y logísticas relacionadas con el Covid-19″.

Hace más de un mes el fiscal regional Centro Norte, Xavier Armendáriz, presentó esta solicitud con el fin de que suelten los correos -que tanto se esmeran por ocultar-, y no solo los de Mañalich, también los de la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, además de la ex jefa de gabinete del Minsal, Itziar Linazasoro. Pero ante esto el Gobierno rechazó de forma tajante la entrega de las conversaciones “prohibidas”, en razón de que pueden afectar la seguridad nacional (¿de cuál estará hablando?).

Compartir: