10 días después que el Seremi de Salud del Biobío y pastor del grupo evangélico de ultraderecha «Águilas», Héctor Muñoz, anunciara el fin de la prohibición de realizar actividades religiosas en la región, un pastor de Hualpén fue detenido por organizar un culto con más de 50 personas, violando las normas sanitarias.

El pastor evangélico de Hualpén fue detenido por violar las normas sanitarias que prohíben reuniones masivas al organizar un culto religioso la tarde de ayer sábado 16 de mayo poniendo en peligro la salud de la población. El sujero infringió el artículo 318 del Código Penal. Los hechos ocurrieron exactamente 10 días después que el Seremi de Salud del Biobío y líder de movimiento evangélico de ultraderecha, Héctor Muñoz, anunciara el término a la resolución sanitaria que prohibía la realización de actividades religiosas en la región.

Ahora autoridades investigan si entre los asistentes había alguna contagiada con COVID-19.

La Fiscalía del Biobío informó sobre la situación a través de Twitter: “Un pastor evangélico fue detenido esta tarde en Hualpén, por convocar y realizar un culto con decenas de asistentes. La Fiscalía de Talcahuano le formalizará investigación por infringir el artículo 318 del Código Penal”.

La máxima autoridad sanitaria de la región y esposo de la diputada Francesca Muñoz, contra toda lógica razonable resolvió cancelar la resolución sanitaria que prohibía celebrar actividades religiosas, incluidos los cultos en recintos cerrados, medida vigente desde el brote de contagio en la iglesia evangélica en Boca Sur.

Esta resolución sólo se explicaría por su fanatismo religioso, clientelismo político con estos grupos o afín torpeza con Jair Bolsonaro (a quien tanto él como su secta han mostrado reiteradas veces su adscripción). Cabe recordar que Bolsonaro tiene convertido a Brasil en una verdadera catástrofe en cuanto al manejo de la pandemia, con un creciente número de víctimas fatales.

El levantamiento de esta resolución sanitaria, podría significar el más grave error de la seguidilla que han marcado su gestión en la pandemia, como restar un enfermo en un acumulado en San Pedro o el haber ocultado que la pastora de Boca Sur era el origen del foco en Hualpén.

Héctor Muñoz y «Las Águilas»

Antes de ser Seremi y concejal, Héctor Muñoz inició su vida política en la Universidad de Concepción fundando en 2001 el grupo evangélico ultraconservador «Águilas de Jesús» (al cual también pertenece su esposa, la diputada RN Francesca Muñoz). «Las Águilas» se dedicaron activamente a la política universitaria presentando candidaturas a centros de alumnos y la FEC. Con el tiempo, el movimiento se graduó y entró de lleno en la política penquista, particularmente haciendo trabajos de diplomacia de derecha en iglesias evangélicas y trabajando intensamente para la candidatura de José Antonio Kast en 2017. Este grupo de extrema derecha se ha caracterizado por su postura homofóbica, contra los derechos de las mujeres, rechazo a la ley de identidad de género, e incluso la píldora del día después, entre otras.

Tras la llegada por segunda vez de Piñera al gobierno, el trabajo en la campaña fue recompensado con el cargo de Gustavo Torres como asesor en la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos de La Moneda y Muñoz como Seremi de Salud del Biobío, la que transformó en una suerte de guarida de su secta político-religiosa, instalando una serie de «Águilas». Según información publicada por INTERFERENCIA, estos fueron: «Moisés Pérez, representante legal de la iglesia, como encargado de remuneraciones de la secretaría; Jonathan Vásquez, es una de las cartas para reemplazar a Muñoz en caso de que éste se lance con una candidatura; Isabel Rojas, subrogante en el departamento de Promoción de la Salud, trabaja de manera estrecha con organizaciones sociales vinculadas a la salud y con municipios; Jennifer Nova, abogada en el Departamento Jurídico y Yessenia Arancibia, profesional del Departamento de Salud Pública. También tienen militantes vinculados a otros sectores de gobierno regional, entre los cuales se encuentran Elena Retamal, Eric Córdova y Yanina Contreras.»

Tras la victoria de Jair Bolsonario en 2018, «Las Águilas» se apresuraron en ser de los primeros en saludarle y anunciar su cercanía con las posturas del mandatario que peor ha manejado la crisis del Covid-19 en la región (valiéndose también de, entre otros, argumentos religiosos), donde las cifras de muertos lamentablemente ya superan las 600 personas diarias.

Francesca Muñoz, diputada de la «bancada evangélica» dentro de RN y esposa del Seremi, declaró a La Tercera que «a pesar de que él tuvo declaraciones desfavorables, y a que ha sido sacado de contexto, su defensa de la vida, en contra de la ideología de género y del aborto, ha hecho que el mundo evangélico lo respalde», mientras el presidente nacional de la secta en ese momento, Freddy Cid, calificó a Bolsonaro como una «esperanza» para la corriente evangélica agregando que «Es sin duda nuestro referente».

«Hay gente que se declara muy valórica -contra el aborto, contra el matrimonio igualitario, contra la ideología de género-, y si a esos principios se suma el trabajo social, en terreno, se obtiene representación de la iglesia cristiana protestante en la política. Yo estoy muy esperanzado con lo que representa Bolsonaro y con lo que está pasando en Chile con la bancada evangélica», declaró también Cid al medio en aquella oportunidad.

Fuente: Resumen

Compartir: