Por Capucha Informativa

Un día como hoy, hace 112 años nace uno de los personajes más grandes de la historia de Chile, el médico y presidente de las/os pobres, Salvador Allende Gossens.

Allende nació en Santiago, un 26 de junio de 1908. Hijo de Laura Gossens Uribe y Salvador Allende Castro, abogado y notario.

El joven Allende cursó sus estudios en el Instituto Nacional y en los liceos de Tacna y Valdivia. En 1926 hizo el servicio militar, y ese mismo año ingresó a estudiar medicina en la Universidad de Chile, obteniendo en 1932 el título de médico cirujano.

Entre los años 1932 y 1936 se desempeñó como médico y como anatomopatólogo -rama de la medicina que se ocupa entre otras cosas, de realizar autopsias-. Allende desempeñó este rol durante los años en que Chile fue fuertemente golpeado por la crisis de 1929, gran crisis mundial originada con la caída de la bolsa de valores de Nueva York. En algunos de sus relatos el médico cuenta que hizo más de 1500 autopsias. Su trayectoria como anatomopatólogo recorre diversos centros hospitalarios, entre ellos, el hospital Carlos Van Buren de Valparaíso y el hospital de Puerto Montt.

De médico a ministro

En 1933 Salvador Allende participó en la fundación del Partido Socialista de Chile, del cual fue electo diputado en 1937. Entre los años 1939 y 1942 fue ministro de Salubridad, Previsión y Asistencia Social durante el gobierno del profesor Pedro Aguirre Cerda. Como ministro de Salubridad creó la Ley del servicio nacional de salud. Con la repentina muerte del presidente Aguirre Cerda por Tuberculosis en el año 1941, Allende tuvo que finalizar su labor ministerial.

En 1945, en las elecciones parlamentarias de marzo, fue elegido senador y reelecto en los años 1953, 1961 y 1969, legislando en el congreso por casi 30 años como senador.

Allende fue actor principal en promover e impulsar gran número leyes, asimismo en la creación de instituciones como el Corvi (Comisión Nacional de La Vivienda), actual Serviu (Servicio Nacional de Vivienda y Urbanismo) y el Colegio Médico. De igual modo, impulsó leyes como la Ley del nuevo trato a los trabajadores y trabajadoras, la creación de sociedades mutualistas, el Servicio de Seguro Social, la Escuela de Salubridad, la Sociedad Protectora de la Infancia, la Sociedad Pro-ayuda del Niño Lisiado, la presentación de la ley de protección a la mujer y al niño, el establecimiento del estatuto del médico funcionario, la construcción del edificio de asistencia pública, la modificación del seguro obrero, la prohibición de los monopolios y la alfabetización obrera campesina. Impulsó la ley para dar el voto a las mujeres chilenas e hizo la redacción para derogar la Ley de Defensa Permanente a la Democracia, más conocida como la ley maldita, decretada por el presidente Gabriel González Videla.

En 1952 Salvador Allende compitió por primera vez en las elecciones presidenciales, donde obtuvo el 5% de los sufragios, saliendo electo Carlos Ibáñez del Campo con el 46,8% de los votos. Cuatro años después -en 1956-, Allende fue parte de la formación del Frente de Acción Popular FRAP, alianza de partidos de izquierda que tuvo una duración de ocho años, hasta 1964. Para las elecciones presidenciales de 1958, el FRAP presentó como candidato a Salvador Allende, el cual por segunda vez perdió la elecciones obteniendo el 28,8% de los votos contra un 31,2 % de Jorge Alessandri, siendo su triunfo ratificado en el congreso pleno.

En 1964 Allende intentó por tercera vez en las elecciones presidenciales nuevamente apoyado por el FRAP, sin embargo fue derrotado por el candidato de la democracia cristiana Eduardo Frei Montalva. Esta vez logró casi un 39% de los sufragios.

En los años 1966 y 1969 fue presidente del senado, y en 1969 uno de los fundadores de la UP (Unidad Popular), coalición política conformada por toda la izquierda en conjunto con partidos del centro, que lo apoyó como candidato presidencial.

El 4 de septiembre de 1970 Salvador Allende gana las elecciones presidenciales con un 36,6 %, el 24 de octubre del mismo año fue ratificado por el congreso con 153 votos a favor, marcando un hecho histórico a nivel mundial siendo el primer presidente marxista en llegar al gobierno por medio de votación popular.

El Gobierno de la UP

El gobierno de la llamada vía chilena al socialismo, impulsó una serie de reformas estatales que buscaban ampliar las políticas sociales. El 11 de julio de 1971, con el apoyo de todos los sectores políticos, y aprobada por unanimidad en el pleno del congreso nacional, estatizó la gran minería del cobre. Asimismo profundizó el proceso de la reforma agraria, anteriormente impulsada por el gobierno de Jorge Alessandri y Eduardo Frei Montalva, mediante la expropiación de 4.400 predios.

Se implementaron una serie de medidas que buscaron solucionar el problema de la desnutrición infantil en el país, como la distribución del medio litro de leche diario para las niñas y niños, ley que hasta el día de hoy sigue vigente. Por aproximadamente dos años, un tren recorrió la zona centro-sur del país entregando atención médica y dental gratuita a pobladoras/es y campesinas/os que no tenían acceso a hospitales ni consultorios. En el contexto educativo, se dió la posibilidad para que ingresarán el mayor número de campesinas/os y pueblos originarios a la universidades. Miles de estudiantes de la Universidad de Chile quedaron exentas/os de pagar, y quienes lo hacían era de acuerdo al nivel de los ingresos familiares. En la enseñanza básica y media se reafirma la gratuidad de la matrícula. Además se duplicó el sueldo mínimo y las pensiones.

El golpe de estado

Todo esto comenzó a enfurecer a la burguesía chilena y extranjera de Estados Unidos, los cuales comenzaron a planear un boicot contra el gobierno de Allende el cual se vio afectado por desabastecimientos, acaparamiento y sabotaje empresarial, acciones principalmente financiadas por la CIA. Junto a esto, el gobierno debió enfrentar la virulenta oposición del Partido Nacional, a la que luego se unió la Democracia Cristiana.

El 9 de octubre de 1972 se paralizaron los camioneros con el financiamiento de Estados Unidos, y más adelante el 29 de junio de 1973, el gobierno sufrió un intento de golpe de estado que fue llamado “Tanquetazo”. Meses más tarde, el 11 de septiembre de 1973 comenzó el golpe de estado con el primer bombardeó a la moneda a las 11:56 de la mañana, con en ayuda de la CIA y las ramas del ejército lideradas por Augusto Pinochet Ugarte.

Allende dio su último discurso difundido en vivo por Radio Magallanes durante el golpe, una de sus frases más célebres decía “Ante estos hechos, sólo me cabe decirle a los trabajadores, ¡yo no voy a renunciar!. Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente”. Minutos más tarde el presidente Allende fue encontrado muerto.

Hoy recordamos a un gran hombre, valiente y por sobretodo, perseverante, el cual a lo largo de toda su vida se dedicó a construir un país más justo. Fue uno de los pocos presidentes que le dio esperanzas a las personas que habían sido abandonadas y silenciadas durante tanto tiempo por los diferentes gobiernos a lo largo de la historia. Un hombre con un corazón enorme, esto fue Salvador Allende.

AllendeVive.

Compartir: